Saltar al contenido

Modelos anatómicos

Los modelos anatómicos son representaciones del cuerpo humano que se utilizan para estudiar y entender el funcionamiento del cuerpo, y también para mostrar y facilitar la comunicación entre médico y paciente.

Hay modelos anatómicos de cuerpo entero, pero existen modelos de partes del cuerpo concretas. Estas representaciones que parecen tan reales son un
avance en el mundo de la sanitario por todos los usos que se le da.

Tipos de modelos anatómicos

Existen diferentes representaciones según el uso u objetivo que se tenga con ellos. Según la especialidad del médico o de la asignatura que tengas que estudiar, necesitarás un modelo anatómico óseo, modelo anatómico muscular, de órganos o también modelos completos con todo.

Modelos anatómicos Óseos

Los modelos anatómicos óseos son los que muestran el esqueleto del cuerpo humano. Pueden encontrarse en tamaño real o en miniatura, así como de cuerpo entero o de partes concretas del esqueleto. En estas representaciones podemos ver la estructura del esqueleto del cuerpo humano para poder analizar y estudiar todos los huesos que lo componen. Es una manera muy adecuada para poder explicar a los pacientes en consulta los diferentes problemas que pueden verse representados.

Modelo anatómico Esqueleto grande

Esqueletos a escala para tener en una consulta o en una aula del instituto o la Universidad. Estas fabulosas representaciones son fabricadas a escala para ver el tamaño real de los huesos.

Esqueleto humano a escala

Estos modelos anatómicos de un esqueleto son más pequeños que el tamaño real. Van de los 45 cm a los 85 cm. Estos modelos a escala son muy útiles para lugares en los que no sobra espacio, además que el precio es más reducido.

Modelo anatómico de Articulación

Estos modelos anatómicos, además de óseos, añaden las articulaciones de distintas partes del cuerpo concretas. Son extremadamente útiles para las consultas. Con ellos, los/as pacientes podrán entender sus nuevas capacidades y comprender cuál es la importancia de su lesión o enfermedad.

Modelos anatómicos Musculares

Como el nombre bien indica, son representaciones de los distintos músculos que componen el cuerpo humano. En estas representaciones se puede ver tanto la composición como el funcionamiento del músculo. Es una manera más fácil y gráfica para explicar a los pacientes los diferentes problemas musculares que se pueden presentar, así como para aprender el funcionamiento y ubicación exacta de los mismos.
Existen figuras de cuerpo entero o partes específicas, como brazos, piernas o tronco del cuerpo.

Esqueleto con músculos completo

Estos cuerpos humanos con músculo a escala son los más útiles para las tareas de aprendizaje. Con ellos podrás aprender a situar todos los músculos del cuerpo, así como sus funciones dentro del contexto del cuerpo entero.

modelo anatómico Óseo. Esqueleto con músculos más completo
  • ★ Uso de material de PVC ecológico, seguro, no tóxico, insípido, de tamaño real, no...
  • ★ Calidad ósea, textura clara, fácil de aprender, ensamblaje manual, anatomía muscular de...
  • ★ Este es el molde ideal para cirujanos ortopédicos y estudiantes. Detalles del producto...

Modelo anatómico con Músculos por partes

Por otro lado, según la especialidad de cada médico, puedes necesitar una parte del cuerpo concreta. Estas son algunas de las partes que puedes usar para tu consulta o para tus estudios:

Modelos anatómicos de Órganos

Por último pero no menos importante, estos son representaciones reales de los diferentes órganos de los que está compuesto el cuerpo humano.
Como los órganos son una parte interna del cuerpo humano, ayudan tanto a pacientes como a personal sanitario poder hacerse una idea del tamaño y funciones que emplean. Todos estos modelos anatómicos como bien se ha mencionado antes están disponibles en su totalidad o en sólo una parte específica. Hay modelos anatómicos del cerebro, del corazón, del estómago, de los pulmones, etc.

Modelos anatómicos Completos

Estos modelos anatómicos son desmontables, por lo que tienen distintas capas con todos los órganos, nervios, tendones, músculos y huseos. Son los modelos más completos y realistas que hay.

Cómo usar los Modelos Anatómicos para Estudiar

Estudiar la anatomía humana puede ser muy complicado para aquellas personas que están estudiando para ser personal sanitario en un futuro, ya que el cuerpo humano es una maquina que está compuesta por miles de piezas que, a priori, no se aprecian porque las tenemos internamente.
Una de las mejores técnicas de estudio en cualquier ámbito es teniendo la representación gráfica de aquello que quieras aprenderte, y en este caso esa es la función que cumplen los modelos anatómicos
Es una manera muy visual que ayuda a los estudiantes poder palpar y ver en tamaño real las diferentes partes que constituyen el cuerpo humano.
Dependiendo de la parte del cuerpo humano que quieras manipular puedes obtener aquella parte específica. En resumen, es una manera mucho más efectiva de estudio que la simple teoría que presentan los libros de texto. Es una manera de complementar lo que previamente se ha leído para ver el funcionamiento y demás.

Cómo usar Modelos Anatómicos en la Consulta


Los modelos anatómicos en las consultas del personal sanitario aportan un gran beneficio y una gran ayuda tanto a los pacientes que están siendo tratados como a los médicos que están haciendo su labor de curar a los enfermos.
Muchas veces, desde el punto de vista del médico es muy difícil explicar ciertos conceptos a aquellas personas que no tienen tanto conocimiento en el ámbito de la salud. Para ello existen los modelos anatómicos. Es una manera muy efectiva de poder explicar cada órgano, músculo o hueso
al que se refiera el médico mediante el uso de estos organismos. Y no solo eso, sino que para los pacientes es una manera mucho más sencilla de poder hacerse una idea de qué les ocurre y saber cuál es la parte afectada.
Por otro lado, cualquier duda que pueda surgirle al doctor o doctora puede ser resulta mediante los modelos anatómicos también.
Por lo tanto, los beneficios que aportan son muy favorables tanto para hacer mucho más sencillo el estudio de aquellos que están en el proceso de convertirse en personal sanitario, como para aquellos que ya ejercen su carrera profesional y tienen que hacer uso de ellas con los pacientes.